Cómo navegar

Arrastra para ver las entradas Usa las flechas del teclado Cambia de vista

Las reinas del patiooctubre 27, 2017 10:30 am

Las reinas del patio

por Delia

Ayer estuve en la presentación en Madrid del libro Las reinas del patio, de la periodista Sonsoles Echavarren. Llegué tarde, porque Mikel tuvo un imprevisto de última hora en el trabajo y hasta que él no volvió a casa para quedarse con Samuel, yo no pude salir. Una anécdota nimia en la vida de los padres de un bebé de 9 meses, pero que viene al caso ya que son esos pedacitos de historias reales los que recoge Las reinas del patio. Pequeñas aventuras cotidianas a las que no damos importancia, porque conforman nuestro día a día, sin darnos cuenta de que precisamente por eso son relevantes: ¿qué puede haber más trascendental que lo que vivimos a diario?

La editorial Eunate ha publicado las columnas de opinión sobre maternidad, crianza y familia escritas por Sonsoles Echavarren en el Diario de Navarra. Con humor y una gran sensibilidad para reflejar su entorno, esta  madre de tres hijos comenta experiencias propias y ajenas sin dar recetas mágicas ni trucos milagrosos. Se nota el oficio de reportera, que es capaz de contar sin juzgar, y además lo hace con un ritmo, una coherencia y una voz propia que dan al libro una unidad más allá de la mera recopilación de artículos.

En realidad, antes de pasar por la imprenta y antes incluso de publicarse como columnas digitales, Las reinas del patio ya existía. Era un grupo de WhatsApp de madres que coincidían a diario en el patio del colegio para recoger a sus hijos y que habían terminado por hacerse amigas.

Ayer, en la presentación del libro, se destacaba que estos vínculos no existían en otra época: cuando éramos pequeñas nuestras madres no sentían la necesidad de hacer amistad con las madres de nuestros compañeros de clase ni nuestros padres se hacían amigos de los padres de nuestras amigas. Se apuntaron razones como la mayor implicación de padres y madres en todos los ámbitos de la vida de sus hijos o la facilidad que dan las redes sociales para establecer estos contactos, pero yo me aventuro a afirmar que el origen de todos estos cambios en torno a la crianza está en la baja natalidad.

Antes ser padre o madre no era una categoría definitoria. La mayor parte de adultos lo eran, por lo que no había necesidad de buscarte amigas madres para compartir experiencias, probablemente ya estaban en tu círculo antes de la maternidad y podíais pasar por esa fase más o menos a la vez.

Pero eso hoy no es tan común. Yo tengo 34 años y la mayoría de mis amigas no tiene hijos, así que sería lógico que buscara tejer esa red de la que carezco en el sitio que me pille más a mano. Aunque confieso que a mí, lectora empedernida y ciudadana un tanto huraña, casi me reconforta más leer las historias de Las reinas del patio en papel que ir a encontrarlas en directo.

[FOTO: Aaron Burden]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *